viernes, 8 de enero de 2010

La vestimenta del coya jujeño

Aunque como dicen los amigos de “Humahuaca Trio”, hoy la gente nativa cambia el barracán por los “jeans” y las ojotas por las “nike”, todavía hay muchas personas que respetan las tradiciones y la funcionalidad de la vestimenta de sus ancestros.

Es un conjunto muy abrigado y podría sofocar a quien lo vea usando en una persona que camina en pleno sol puneño con viento norte y temperaturas de hasta 30 ºC, pero hay que tener en cuenta que esta temperatura bajará hasta casi los 0 ºC a la noche, así que si el coya anduviera desprevenido y sin poncho, ni gorro, ni chulo, sufriría bastante el frío.

El poncho debe ser el de lana de llama, oveja o vicuña, de colores marrones, ocres o crema. No confundir con el poncho rojo con franjas negras, ya que ese es típico de los gauchos salteños.
El pantalón es de barracán, un tejido muy apreciado con el que se confeccionan hasta trajes. Es barracán artesanal es un tejido caro que no va a encontrar facilmente en las ferias de los pueblos. Se vende por pieza.

Como el sol es permanente, un buen sombrero de lana de oveja “almidonada” es fundamental. Si es invierno, debajo del mismo el coya se pone un “chulo” tambien de lana, para abrigarse las orejas.

El coya utiliza camisas de colores claros y se prende el último botón. Como calzado unas buenas ojotas o alpargatas son muy comodas. El frío en los pies se combate con un par de medias de lana de llama.

Fuente: jujuy.com

Cultura coya

coya o colla f. Reina, en el imperio incaico. Hermana mayor y esposa legítima del Inca. Los hijos de la coya eran los herederos legítimos del trono, aunque el monarca tenía el privilegio de cohabitar además con muchas ñustas y mamacunas.


Enciclopedia Clarín, Plaza & Janés, 1999.

Se ha producido un error en este gadget.

Share it